Trabajos especiales

Los trabajos especiales son actividades económicas especificas que debido a su naturaleza, necesitan una regulación especial, ya sea por su importancia, delicadeza o por la vulnerabilidad de las partes que conforman la relación laboral. La necesidad de crear apartados especiales para legislar las condiciones de determinadas actividades económicas, nace del hecho que representan ciertas profesiones y oficios que al no ajustarse a las condiciones generales, necesitan medidas oportunas para su sano desenvolvimiento y la ley se encarga de que dichas medidas tengan un carácter jurídico obligatorio.

Las actividades económicas a las cuales la ley les otorga carácter de especial son:
  • Trabajadores de confianza
  • Trabajadores de los buques
  • Trabajo de las tripulaciones aeronáuticas
  • Trabajo ferrocarrilero
  • Trabajo de autotrasportes
  • Trabajo de maniobras de servicio público en zonas bajo jurisdicción federal
  • Trabajadores del campo-
  • Agentes de comercio y otros semejantes
  • Deportistas profesionales
  • Treabajadores actores y músicos
  • Trabajo a domicilio
  • Trabajadores domésticos
  • Trabajos en hoteles, restaurantes, bares y otros establecimientos análogos
  • Industria familiar
  • Trabajadores médicos residentes en periodo de adiestramiento en una especialidad
  • Trabajo en las universidades e instituciones de educación superior autónomas por ley.
Es necesario mencionar que el carácter de especial del trabajo no recae sobre la relación laboral entre patrón y trabajador, la cual es tutelada por la ley de igual forma que cualquier otra, si no que va orientada hacia aspectos propios de las condiciones, como pueden ser medidas de seguridad, jornadas de trabajo, y derechos y obligaciones para trabajadores y patrones.