Actore non probante, reus absolvitur

El termino actore non probante, reus absolvitur, señala que el demandado debe ser absuelto de los cargos si el demandante no logra probar los hechos fundamento de su acción. En el caso del derecho penal se absuelve el reo cuando el Estado no puede probar sus pretensiones.

El vocablo actore non probante, reus absolvitur puede traducirse literalmente: si el demandante no presenta pruebas, el acusado es absuelto, expresa un principio legal fundamental en asuntos procesales, en virtud del cual la persona que actúa en el tribunal debe proporcionar la evidencia que es la base de su derecho; De lo contrario, la victoria de la disputa será de la otra parte (el acusado en el juicio civil). El principio está expresamente previsto en la mayoría de las legislaciones donde se señala que quien desee hacer valer un derecho ante un tribunal debe probar los hechos que constituyen su fundamento.

En la actualidad, las acciones del juez en la administración de justicia, pueden considerarse mas dinámicas respecto a lo que concierne a la administración de los medios probatorios. Sin embargo, no existe ningún proceso donde ese dinamismo sobreponga el rol de hacer valer únicamente las pruebas mostradas en juicio, sobre todo en los procesos de naturaleza civil. Su misión es conocer el fundamento de una pretensión cuando ha sido debidamente probada, o rechazarla en su caso, donde debería aplicar el principio actore non probante, reus absolvitur.

Actor incumbit probatio, reus excipiendo fit actor

El aforismo en latín Actor incumbit probatio, reus excipiendo fit actor es una máxima legal que puede traducirse como "Al demandante le toca la prueba de los hechos que alega, al demandado, de las excepciones que presenta. ". Esta fórmula, es utilizada en el procedimiento civil para expresar que la prueba corresponde al actor, mientras que al demandando toca la prueba de los hechos que fundamenten sus excepciones procesales o defensas de fondo. Está compuesto por la palabra probatio = "argumentación", o "prueba" Actori = el que hace, quien habla, o el actor y el verbo incumbo = considerar, consernir, incumbir. Es una frase que implica los dos extremos de la litis, tanto al demandante actor como al demandando cuando funge como actor precisamente de la prueba de sus defensas.

Todo demandante legal o reclamante de un derecho debe mostrar un reclamo legitimo antes de que pueda prevalecer su demanda, de conformidad con el principio, "actori incumbit  reus excipiendo fit actor" el sujeto activo de a demanda deberá demostrar lo que legitima sus pretensiones. Por ejemplo quien reclame algo (el cumplimiento de una obligación, la existencia de un derecho, una anulacion, etc.) debe probar tener el derecho de hacerlo.

El demandado es actor en la excepción. Este principio general del derecho tiene su origen en el derecho romano. Esta regla señala que "a todo demandado le corresponde probar los hechos básicos o constitutivos de la excepción aducida". Incumbe la prueba de las obligaciones al que reclama su cumplimiento, y de su extinción al que la opone. Al demandado que oponga excepciones, le corresponde probar los hechos en que en ellas se funden siempre y cuando una aplicación rígida no obstaculice e invade el ámbito propio en la apreciación de los medios probatorios.

Actio nondum nata non praescribitur

La frase en latín actio nondum nata non praescribitur (literalmente: una acción que aún no ha nacido no está sujeta a prescripción) expresa el principio jurídico en virtud del cual un derecho que no es (aún) ejercitable no está sujeto a prescripción.

Este principio señala que la prescripción comienza a partir del día en que se puede ejercer el derecho. Así, por ejemplo, cuando un derecho está sujeto a una condición suspensiva, la acción de prescripción no puede ejecutarse desde el cumplimiento de la condición. Otra formulación más completa de este concepto es: Actio nondum bornies praescribitur quoties nativitas eius est in potestate actoris.

Se le denomina también de las siguientes dos formas: actioni non natae non praescribitur y actio nondum nata toties praescribitur quoties nativitas eius est in potestate creditoris. es decir, no puede comenzar a contarse los plazos de la prescripción en tanto no haya nacido la acción.

Es el principio fundamental de la doctrina de la actio nata o de nacimiento de la acción. Su funcion es determinar el comienzo del plazo para el cómputo de la prescripción en el momento en que nace la acción. La prescripción ha de ser interpretada restrictivamente y el día inicial para el ejercicio de la acción es aquel a partir del cual esta pudo ejercitarse .

El día inicial para el ejercicio de la acción es aquel en que puede ejercitarse, atendiendo al principio actio nondum nata non praescribitur, para que la prescripción comience a correr en su contra, exige que la parte que propone el ejercicio de la acción disponga de los elementos jurídicos necesarios para fundar una situación de aptitud plena para litigar». 

De acuerdo con el principio de la actio non nata non praescribitur, la prescripción de la acción sólo comienza a correr a partir del momento en que el titular del derecho toma conocimiento del hecho que sirve como término a quo de su de la fluencia.

Actio semel extincta non reviviscit

La frase en latin actio semel extincta non reviviscit, puede traducirse como "una vez extinguida, la acción no revive". Esta relacionado con el concepto de prescripción, la cosa juzgada e instituciones similares. Este principio establece que la acción extinguida no se puede repetir. 

Por ejemplo cuando un interesado. individuo, grupo o el propio Estado, no ejercita su derecho de acción en los tiempos y formas establecidos, pierde la ocasión de hacerlo. El Estado de Derecho le otorga a los interesados el acceso a la administración de justicia, pero esta facultad se encuentra condicionado legalmente a los tiempos procesales que dicta la ley.

En base a lo anterior, cuando la posibilidad de ejercer una acción se extingue, no es posible revivirla. Dentro de este principio del derecho podríamos hablar de términos como caducidad, prescripción, vencimiento de términos, cosa juzgada y principio de inmediatez que en un momento determinado y previo estudio de cada caso concreto, limitan o condicionan el acceso a la justicia. Se trata de restricciones necesarias para la estabilidad del derecho, “lo que impone al interesado el empleo oportuno de las acciones, so pena de que las situaciones adquieran la firmeza necesaria a la seguridad jurídica, para solidificar el concepto de derechos adquiridos. Por lo mismo, se extingue la jurisdicción del Estado, si es que el interesado ha caído en la desidia al no defender su derecho en la ocasión debida y con la presteza que exige la ley.

Actio redhibitoria

La actio redhibitoria tiene como objetivo cancelar una venta, en razón de la existencia de defectos en la cosa vendida. Esta figura otorga al comprador la facultad de exigir una restitución de la cosa vendida, con sus productos y accesorios, o para devolver al comprador el precio, con intereses, como compensación. Se considera una acción honoraria mediante la cual se extingue un negocio jurídico concreto, devolviendo al comprador lo pagado y al vendedor la cosa.

Esta acción es el mecanismo jurídico que el comprador de bienes puede ejercitar, para anular un contrato de venta y solicitar la devolución del precio pagado, o contra la devolución del artículo porque el artículo vendido tiene un defecto que no permite que cumpla con su fin, o porque el artículo no satisface de forma material las exigencias que el vendedor espera del bien, producto o servicio pactado.

La acción redhibitoria se actualiza en aquellas situaciones en las que existen vicios ocultos en el bien objeto de compraventa. Ante este tipo de supuestos, se le concede al comprador la facultad de ejercitar esta acción.

En algunas legislaciones la acción redhibitoria exige demostrar la existencia dolo, es decir, que el vendedor actuó de mala fe. Esto significa que el vendedor tenia conocimiento de los defectos de la cosa y que decidió no manifestarlo antes de que tuviese lugar la compraventa. También es importante señalar que esta acción quedará inhabilitada en un tiempo determinado por la ley, contándose a partir de la entrega de la cosa vendida 

Actio pro socio

Actio pro socio es una frase en latín que hace referencia al ejercicio de acciones o derechos que corresponden a la sociedad, ejercido por parte de alguno de los socios. En este concepto el socio ejercita un derecho o acción de la sociedad de forma personal, pero teniendo en cuenta el interés común de la sociedad. Su función es proteger a las minorías o a los socios excluidos de la gestión.

Esta figura toma importancia, por ejemplo, en los supuestos donde la mayoría de los socios decide no ejercitar ningún tipo de acción contra el socio mayoritario en caso de que éste incumpla con los supuestos señalados en el contrato de sociedad y que en consecuencia de esto la sociedad se vea afectada por un daño directo, consecuencia de a decisión de la mayoría o de los socios.

Dado que las obligaciones de cada socio son la esencia en el contrato de sociedad y que cada uno de los socios forman parte del contrato, todos ellos tienen la facultad jurídica para asegurarse de que los demás socios cumplen con las obligaciones que le incumben frente a la sociedad.

Clases de Actio Pro socio
La actio pro socio en sentido estricto. Se designa el ejercicio de derechos de la sociedad contra un socio por parte de otro. Su fundamento se encuentra en el contrato de sociedad y en el deber de lealtad de los socios entre sí que les obliga a actuar en interés de la sociedad.

El socio que ejercita la actio pro socio reclama que un socio cumpla con las obligaciones pactadas en el contrato de sociedad, como puede ser, que realice una aportación economica o en su caso que indemnice a la sociedad de los daños que ha causado o en su caso por cualquier infracción de sus deberes con la sociedad.

En sentido amplio. En este sentido la action pro socio hace referencia a los casos en los que un socio reclama en su propio nombre pero teniendo en cuenta los intereses de la sociedad, a un tercero el cumplimiento de una obligación que este tiene con la sociedad, ya sea por que la sociedad no lo ha hecho por problemas organizativos o porque el deudor societario ha influido en la decisión de algunos de los socios.

Actio libera in causa

La locución latina Actio libera in causa o actio libera in sua causa puede traducirse como acto libre en su causa o acto libre por su propia causa. Su utilidad recae en la teoría del delito, pues es indispensable al momento de analizar el elemento de culpabilidad. Para que un sujeto sea imputable se exige el análisis del hecho en el momento en que este se produjo y no en sus causas anteriores. Sin embargo con la actio libera in causa es punible la conducta criminal inimputable, de allí que se le denomine imputabilidad extraordinaria o excepcional.

Ejemplo
Por ejemplo el homicidio en estado de ebriedad por una conducta anterior que fue determinada libremente por un tercero. Atendiendo a la actio libera in causa es posible no imputar a quien comete un acto típico y antijurídico en un estado de inconsciencia en consecuencia del consumo de alcohol o estupefacientes, en el cual él mismo no se provoco, que en principio no lo haría responsable por falta del requisito de la culpabilidad, por lo que el análisis de este es llevado al momento en que se causa el estado de ebriedad, momento en el cual el sujeto pudo haber actuado con culpa o dolo. Mediante esta doctrina se puede llegar a la conclusión de que el sujeto activo del presunto delito carece de responsabilidad, por haber sido introducido en estado de inconsciencia por un tercero que, por error, dolo o violencia, quebrantó o vició su voluntad.

Si una persona utiliza una dorga fuerte y bajo los efectos del narcótico asesina a otra. La actio libera in causa reconoce que el sujeto no tenia consciencia plena al momento de la acción típica y antijurídica, pero marca que ese estado fue creado por el propio agente y analiza su culpabilidad en el momento anterior al estado de inconsciencia. En consecuencia actualizaría la figura de homicidio culposo. En otro supuesto, si una persona consume narcóticos con la intención de asesinar a otro sujeto estando en ese estado de inconsciencia y lo logra, el delito imputado será homicidio doloso.

De lo anterior se puede concluir que un acto culpable por traer su causa en la libre elección de inimputabiidad del agente será aquel supuesto donde el sujeto consume drogas en cantidades que anulan o perturban sus facultades cognitivas y bajo los efectos del narcótico mata a otra. El actio libera in causa reconoce que el sujeto no era inimputable al momento del injusto (acción típica y antijurídica) pero marca que esa inimputabilidad fue creada por el propio agente y analiza su culpabilidad en el momento anterior al estado de inimputabilidad.

La doctrina que critica la figura de la actio libera in causa señala que no se puede construir una acción típica, antijurídica y culpable, sumando la tipicidad y antijuricidad de una acción no culpable, y la culpabilidad de una acción atípica.

Temas

Con tecnología de Blogger.