La diversidad de lagunas legales

Se denomina laguna jurídica a las situaciones de derecho, que carecen total o parcialmente de una regulación aplicable, es decir, es la ausencia de leyes aplicables para un supuesto jurídico concreto.

La doctrina indica que existe una laguna jurídica cuando ante un hecho o acto que exige una resolución o intervención de las instituciones legales, no existe un marco jurídico que regule las consecuencias de derecho que se deriven de dicho acto, por lo que no existe una norma que contemple con validez la situación concreta. y por lo tanto no se ha previsto una solución al planteamiento jurídico.

La existencia innegable de lagunas jurídicas en los sistemas legales, dan origen a la necesidad de que existan principios y mecanismos básicos para que los juristas puedan resolver los problemas generados por la carencia de leyes, estos métodos pueden clasificarse en dos grandes géneros: En los que se aplica la heterointegración y los basados en la autointegración.

Métodos de heterointegración.
Dentro de este método encontramos dos vertientes:

Heterointegración propiamente dicha. 
Se presenta cuando para resolver la ausencia de leyes, se recurre a una ley de otro ordenamiento jurídico, el cual es ajeno al conjunto de normas que origina la laguna legal, por ejemplo la aplicación de una norma de derecho Civil aplicada a un supuesto de derecho penal.

Heterointegración impropia. 
Se presenta cuando para resolver la ausencia de regulación, se recurre a una norma del mismo ordenamiento, pero que es distinta a la ley o conjunto de leyes. Dentro de este tipo de heterointegración podemos encontrar dos supuestos:
  • Cuando se utilizan dispociciones ajenas al ambito del ordenamiento, como puede ser la jurisprudencia, o la doctrina.
  • Cuando se aplican normas que pertenecen al mismo ámbito juridico pero son de diferente sector, por ejemplo una norma de derecho Civil, aplicada al derecho mercantil.

Métodos de autointegración.
Son aquellos donde la carencia de leyes es compensada con la aplicación de principios o leyes pertenecientes al mismo ordenamiento que genera la laguna legal, dentro de este método podemos distinguir dos vertientes generales las cuales son: La analogía, y los principios generales del derecho.

La analogía.
Esta figura es utilizada para resolver la ausencia de leyes aplicables, buscando dentro del mismo marco normativo, disposiciones que tenga similitudes apreciables al caso jurídico concreto. Para que la analogía pueda aplicarse, es necesario que exista una verdadera conexión lógica entre la norma que origina la laguna y aquella que se utilizará para suplir el vació.

Principios generales del derecho.
Pueden considerase como los pilares ideológicos que sustentan un sistema normativo, son aquellas premisas básicas que deberán ser tomadas en cuenta para la creación, modificación y aplicación del derecho. Encontramos dos tipos de principios generales: 
Aquellos que se encuentran plasmados textualmente en una disposición normativa, por lo que además de ser un principio general derecho, además es una norma jurídica perteneciente al derecho positivo, y aquellos que no pueden identificarse en una codificación concreta, pero que forman parte de la cultura jurídica, aveces intrínsecos a la intención del legislador, quien crea una disposición jurídica.

Podemos dividir basicamente la diversidad de lagunas juridicas a tres tipos fundamentales:
  • Aquellas situaciones concretas donde no existe un marco normativo en absoluto.
  • Aquellas donde existe un marco normativo aplicable, pero es deficiente, ambiguo o no se acerca a satisfacer las necesidades juridicas debido a la complejidad de la materia.
  • Aquellas situaciones en donde la adecuación jurídica depende de hechos determinados para su aplicación, cuando por alguna razón estos hechos facticos no pueden presentarse.
Existen corrientes de pensadores jurídicos que niegan la existencia de lagunas legales, y sostienen que para cada situación concreta debe existir un marco normativo aplicable. Esta posición denominada determinista sostiene que todo sistema jurídico es completo, por lo que para todo caso genérico debe existir una solución aplicable en el marco normativo. 

Antinomias o conflictos normativos.

Podemos definir las antinomias o conflictos normativos como la situación que se presenta, cuando dos o mas leyes, que se encuentran dentro de la misma esfera jurídica, tienen como consecuencia, situaciones jurídicas contradictorias para un mismo supuesto de derecho, por lo que resulta imposible su aplicación, dentro del mismo ámbito temporal, espacial, y material de validez.

En el ámbito jurídico se utilizan tres métodos para resolver este tipo de situaciones y atendiendo a cada supuesto en particular, será necesario utilizar la interpretación jurídica para resolver este tipo de problemáticas, los métodos para la resolución de antinomias pueden clasificarse de la siguiente manera:

Criterio jerarquico:
Cuando las normas que entren en conflicto tienen una estructura que organiza su validez a partir de una esquematizacion basada en la jerarquía, aquella ley de jerarquía inferior será subordinada por la superior, por lo que este última será aplicable.

Criterio Cronologico:
Cuando las normas que entren en conflicto normativo, sean iguales jerárquicamente, y no sea posible señalar cual ley es superior, será necesario observar su fecha de creación, teniendo como regla básica para este método, que la regla promulgada con posterioridad, será aquella que pueda aplicarse con plena validez jurídica, delegando de esta forma a la norma más antigua.

Criterio de especialidad:
Cuando existe incompatibilidad entre la aplicación de normas, una considerada de naturaleza general y otra especial, prevalecerá aquella que aborde los criterios de manera específica, es decir la ley especial a abrogara la ley general, ya que en esta última es complementada por la segunda, dando mayor amplitud y siendo más específica en sus dispociciones.

Actualmente tanto la doctrina como la jurisprudencia, esteblacen criterios jurídicos que tienden a solucionar los conflictos normativos, los cuales podemos clasificar de la siguiente manera:

Criterio de competencia:
Es aplicable en los siguientes tres supuestos:
  • Que el conflicto se presente entre normas cuyo contenido provenga de fuentes de tipo diverso.
  • Que no exista una relación de jerarquía entre las normas de conflicto.
  • Que las relaciones que existen entre la distintas fuentes de la norma, se encuentren reguladas por otras normas jerárquicamente superiores, por lo que la facultad para regular determinada materia, se encuentra sometido a la competencia.

Criterio de prevalencia.
Para la aplicación de este criterio es necesario la existencia de una disposición normativa que indique en su texto que en caso de existir conflicto entre normas debe aplicarse una en particular, sin atender su cronología, jerarquia o especialidad.

Criterio de procedimiento:
Hace válida aquella ley cuya creación se ajusta más a los estándares legislativos, relativos a la creación de las disposiciones de derecho, es decir determina la aplicabilidad de la norma, en el hecho de estar o no proscritos por el sistema de derecho rector para la metería.

Cuando ninguno de los métodos anteriores permite resolver la antinomia, podrá sostenerse un criterio basado en la lógica y razonamiento jurídico, apegándose siempre a los principios generales del derecho. Como ejemplo de lo anterior tenemos que es posible que el juzgador atienda a la norma más favorable para el involucrado, como por ejemplo cuando un supuesto prohibitivo entra en conflicto con una norma permisiva, se tomará como válida la permisiva. También es posible decidir por aquella norma que proteja de forma más eficaz los intereses del individuo o aquella que se ajuste de forma más cercana a los principios y valores que dan vida a la materia del asunto en concreto, por ejemplo si la leyes que entren en conflicto, regulan sobre cuestiones sobre el proceso al que se sé sujeta la aplicación de una figura jurídica, deberá decidirse sobre aquella que proteja de forma más efectiva los elementos que conforman el principio de legalidad.

Legitimidad y efectividad

En la Filosofía jurídica, el término legitimidad hace referencia a los principios que justifican la existencia de una disposición de Derecho. También se denomina justicia de las normas jurídicas y señala que debe existir concordancia entre las normas y un sistema de valores en el cual se basa. Quienes defienden la idea de valorar las normas jurídicas desde la perspectiva de su justicia o injusticia, no es suficiente que un sistema de legalidad posea autojustificación, lo que se entiende por validez, sino que es necesario plantearse su legitimidad, es decir su justicia.

El principal problema de la legitimidad es el de determinar cuál sera el sistema de valores en el que las normas deben basarse para ser valoradas como legítimas. A continuación se analizaran de forma breve las mas importantes corrientes de pensamiento que han abordado esta problemática:
  • Derecho Natural. De forma general alude la existencia de principios que surgen de la misma naturaleza o de Dios.
  • Justicia procedimental. Señala que cada persona ha de tener un derecho igual al más amplio sistema total de libertades básicas, compatible con un sistema similar de libertad para todos, y que las desigualdades sociales y económicas habrán de ser estructuradas de manera que sean para mayor beneficio de los menos aventajados y se vinculen a empleos y cargos asequibles para todos.
  • Teoría de los derechos humanos. Quienes la sostienen defienden que resuelve, bajo un mismo axioma valorativo, el criterio de legitimidad del orden legal y los criterios de justicia distributiva y conmutativa, tienen como base y fundamento la persona como agente autónomo y su dignidad e inviolabilidad.
Existe un punto de coincidencia entre todas las concepciones actuales de la legitimidad, que no es otro que su manifestación como legitimidad democrática. Sin embargo, comparto la tesis de que
la “legitimidad democrática”, siendo como es una condición necesaria, no es una condición suficiente, sino que necesita complementarse con la incorporación de los derechos humanos como concepción de la justicia.

Validez y eficacia

Kelsen afirma que las normas jurídicas son válidas cuando estas "existen" y en consecuencia son vigentes, ya que antes de existir deben cumplir con los requisitos establecidos para su vigencia tales como la publicación y la promulgación. De igual forma le otorga el carácter de validez a las normas que son obedecidas y aplicadas y cuya creación cumple un procedimiento establecido legalmente, infiriendo que una norma de jerarquía inferior es válida siempre y cuando la norma superior sea valida, es de esta idea general de donde se deduce la existencia de otro término importante para el tema a tratar, el cual es la efectividad de la norma jurídica que es la consumación de la condición al hecho.

A partir de los análisis del los textos de Kelsen, es posible asociar la actividad jurisdiccional a la validez de la normas jurídicas, ya que serán aplicables únicamente normas que cumplen los requerimientos en los ámbitos espacial, temporal y personal, normas que tengan aplicabilidad y vigencia.

Kelsen describe condiciones necesarias que otorgan la validez a las normas jurídicas, en un primer termino anticipa la posibilidad de una conducta contraria a la norma, y señala como condiciones la efectividad y la eficacia. la validez significa que la ley debe ser obedecida y aplicada, la eficacia quiere decir que la ley es en verdad obedecida y aplicada

Podemos decir que una norma jurídica será válida si se adapta a las siguientes condiciones:
  • Haber sido creada mediante un procedimiento formal por un órgano competente.
  • No haber sido derogada por una norma de posterior creacion.
  • No contradecir normas de jerarquía superior.
La eficacia de la norma es el grado de aceptación y cumplimiento por parte de la sociedad. La eficacia se presenta como una condicion para que exista la validez de la norma. Si no existe eficacia, no puede existir como sistema jurídico. 

En sentido sociológico la eficacia se describe como el grado de cumplimiento de las normas por parte de sus destinatarios mientras que en la teoría del Derecho cuando se habla de eficacia se refiere particularmente a esta acepción, al grado de cumplimiento o respeto por parte de quienes vienen a realizar la conducta prescrita. La eficacia se asegura con el cumplimiento de ciertos requisitos formales en el proceso de creación, así como con la observancia de principios técnicos jurídicos que rigen en un Ordenamiento jurídico determinado. No es suficuente sólo que las normas se expresen con ideas precisas, ademas deben crearse los medios e instituciones, que hacen falta para su aplicación.

Atendiendo a lo anterior podemos considerar a la eficacia como una condicion necesaria para la existencia de la norma, la exigencia de eficacia jurídica tiene que reflejarse de igual forma en el orden material y social, es necesaria la existencia de una correspondencia entre norma y realidad, para que refleje así la situación existente o que desee crearse, manifestándose en consecuencia no sólo la funcionalidad del Derecho, sino también su legitimidad.

Las diversas concepciones de la validez jurídica.

Los debates en relación al concepto y validez del derecho es uno de los temas mas recurrentes de la filosofía del derecho. Desde una perspectiva iusnaturalista estos problemas se abordan haciendo referencia a valores superiores, los cuales son considerados autoevidentes a la razón o a las creencias de los individuos que integran la sociedad, por lo que en caso de que una determinada norma deba ser obedecida, simplemente la confrontaba con esos principios o valores ideales y supra-históricos, que constituían la esencia del verdadero derecho.

El concepto y la validez del derecho en el positivismo teórico formalista y antiformalista.
La cuestión principal de la teoría jurídica positivista es la de cómo fundamentar la validez de las reglas creadas mediante decisiones humanas (positivas) en algo distinto de la fuerza bruta, o lo que es lo mismo, cómo distinguir el derecho del poder. El positivismo teórico-formalista, en parte, resuelve el asunto apelando a la idea de supra-legalidad y al argumento del legislador racional y democrático que supone que el derecho no reflejaría el capricho y arbitrariedad del poder, sino una voluntad objetiva, racional y justa que se expresa en forma clara y completa en la ley; de allí que lo mejor, para el ciudadano y demás poderes públicos, es someterse al dictado de la autoridad soberana.


El positivismo metodológico o conceptualista.
A diferencia del positivismo teórico que quiere definir el derecho, el positivismo metodológico quiere proponer un método que permita identificar el derecho sin intentar definirlo. La teoría de Kelsen tiene ese propósito. Para Kelsen, la validez de una norma no puede hallarse en un pacto o contrato social, ni en la mera constatación del hecho de que quien emitió la orden es un soberano, sino en otra norma, ello es, en un deber ser. El propósito de la teoría pura del derecho es proponer una metodología que permita describir los sistemas jurídicos positivos, independiente de toda consideración moral o sociológica; de allí su pretendido carácter universal y objetivista. Esta ciencia normativa debe posibilitar el paso de una multiplicidad de normas heterogéneas, a un sistema jurídico coherente y unitario. La noción de sistema jurídico, por una parte, posibilita el conocimiento del derecho como un todo unitario, completo y coherente (dimensión lógico-epistemológica) y, por otra, le otorga validez a una norma en particular y define su naturaleza y su estatuto ontológico (dimensión ontológica).

El concepto y la validez del derecho en el positivismo excluyente e incluyente.
Las críticas a la noción de validez propuesta por Hart fueron formuladas por Dworkin, cuyo argumento central es que el derecho está integrado, además de las reglas positivas, por otro tipo de normas como los principios que no pueden identificarse a partir de una prueba de origen o de una norma básica o regla de reconocimiento. Si se aceptara la tesis de Hart, los principios no podrían ser considerados como parte del sistema jurídico y, consecuentemente, como pauta de comportamiento obligatorio, pues en la práctica, los principios no son reconocidos por los jueces por provenir de una autoridad sino por el contenido, porque se aprecian como justos, plausibles o razonables para solucionar un caso. Los positivistas niegan que los principios obliguen de la misma manera que lo hacen algunas normas; los antipositivistas, por el contrario, consideran que los principios son normas jurídicas obligatorias que deben ser tenidas en cuenta por los jueces y juristas (Dworkin, 1984, p. 81). El positivismo trata a los principios como resúmenes de lo que los jueces hacen cuando se ven obligados a ir más allá de las normas que los obligan; en este caso el juez no está aplicando derechos, sino haciendo uso de su discreción judicial y, por tanto, aplicando un nuevo precedente legislativo.

El concepto y la validez del derecho en el neo o nuevo constitucionalismo.
El constitucionalismo actual o nuevo constitucionalismo puede significar muchas cosas: una constitución que garantiza derechos simplemente; una constitución que garantiza derechos y que es rígida; una constitución que garantiza derechos y que es rígida y que le otorga la última palabra al respecto del significado de los derechos a los jueces constitucionales o una constitución que garantiza derechos y que es rígida y que garantiza esos derechos mediante un órgano de carácter político (congreso). Los tres primeros significados son compatibles con el constitucionalismo jurídico, el último con el constitucionalismo político. Uno de los primeros problemas es el de saber si la constitución debe entenderse como un documento político o como un texto jurídico. El constitucionalismo político sostiene que debe considerarse un documento político, el constitucionalismo jurídico una norma jurídica. En este ensayo no trataremos los problemas de la validez del derecho según el constitucionalismo político sino jurídico, también llamado neoconstitucionalismo. El neoconstitucionalismo supone la existencia y valoración positiva de constituciones re-materializados que consagran valores fundamentales, el principio de supremacía constitucional o del carácter superior de la constitución frente a la legislación, el carácter normativo de la constitución que le confiere fuerza vinculante a la constitución en relación a las actuaciones y decisiones de los otros poderes del estado, la interpretación jurídica de la constitución (la constitución es norma, es ley, es un documento normativo que se interpreta de la misma manera que se hace cualquier norma jurídica), el poder judicial es el intérprete último y legítimo de la constitución, un nuevo modelo de derecho que se concreta en el nuevo paradigma del Estado constitucional de derecho. 

El derecho como sistema

Derecho como sistema formal
La idea del derecho como sistema formal esta vinculado con la distintas nocines de sistema en el ámbito juridico. El primero es el concepto de sistema como sistema deductivo,donde se describe el ordenamiento jurídico como un sistema donde las normas que lo integran se desprenden de principios generales. Este método fue propuesto por los iusnaturalistas racionalistas, tomando como fuente las reglas de la lógica. Otra nocion es la de sistema inductivo donde se denomina sistema a un ordenamiento de la materia realizado a través del procedimiento inductivo, en otras palabras, partiendo del contenido de las singulares normas con el objetivo de construir conceptos siempre más generales, clasificaciones y partes en el interior de la materia. En tercer lugar, sistema equivale a validez del principio que excluye la incompatibilidad entre normas.

Derecho como sistema axiologico
El carácter sistemático proviene de la concepción del ordenamiento jurídico como ordenamiento axiológico o teleológico. Como ejemplos tenemos la teoría de Canaris donde se considera que el ordenamiento jurídico se encuentra orientado a la realización de fines y valores y la de Dworkin quien entiende el sistema jurídico como coherencia de valores morales y políticos que subyacen al derecho. El pensamiento que se adecua a la jurisprudencia no es el pensamiento lógico-formal, sino el axiológico y teleológico. La idea de sistema no es un mero postulado, sino que es presupuesto de todo derecho y de todo pensamiento jurídico.

Derecho como sistema dinamico
En esta tercera acepción de sistema se hace referencia a la noción kelseniana, donde se considera que el sistema jurídico es un ordenamiento dinámico que se caracteriza por el hecho de autorregular su propia producción a través de una serie de delegaciones del poder para producir normas. El sistema kelseniano, se distingue de sistemas anteriormente mencionados ya que se involucra mas con el concepto de unidad. La unidad sostiene la idea de que la existencia de un ordenamiento jurídico, cuyos elementos no son indiferentes sino que tienen una relación vinculante, que es específica de los ordenamientos jurícos. Esa relación consiste en la cadena de validez. La relación entre las normas de un ordenamiento jurídico se ha explicado a través de la distinción entre sistema estático y dinámico. Las normas de un orden del primer encuentran su valor en su contenido, mientras que el tipo dinámico tiene como característica principal la norma fundante que presupone no contiene otra cosa que el establecimiento de un hecho productor de normas, el facultamiento de una autoridad normadora.

La persona y la representación

Uno de conceptos jurídicos fundamentales mas importantes en la noción de Persona. Este concepto puede describirse como "cualquier ente con la posibilidad de adquirir facultades y deberes". Por tanto, en caso de existir un ente que no sea sujeto de derechos y obligaciones, para los ojos del derecho este se encontrara imposibilitado de tener la calidad de persona.

Las personas jurídicas se clasifican en dos tipos:

Personas físicas. Es el sujeto jurídico individual, en otras palabras, el ser humano, en cuanto poseedor de obligaciones y derechos. Este tipo de personas poseen capacidad jurídica, la que se adquieren con el nacimiento y pierden con la muerte. Tal tipo de capacidad se divide en: capacidad de goce y de ejercicio. La primera se adquiere con el nacimiento y se pierde con la muerte. La segunda, se adquiere después de haber cumplido 18 años o con motivo de adquirir la calidad de emancipado.

Personas morales. Son las asociaciones a las cuales la ley les otorga personalidad jurídica. Podrían definirse como instituciones, conformadas por distintos individuos para conseguir un fin determinado y son reconocidas por los ordenamientos jurídicos como sujetos de derecho

Representación
La representación puede definirse como la declaración de voluntad que tiene como objetivo, producir efectos en un ámbito jurídico distinto al del sujeto que la realiza. Es una figura jurídica que consiste en que una persona ejecuta o celebra un acto jurídico en nombre de otra, quien es facultado por la propia persona representada o designada por la ley para representarla, y que produce efectos jurídicos en la esfera jurídica del representado.

También es a través de esta figura que los menores, incapaces e interdictos, pueden obtener derechos y obligaciones, pues de no ser representados legalmente no tendrían posibilidad de actuar en el ámbito del Derecho de forma valida. Es fundamental para el funcionamiento de las personas Jurídicas o Morales, ya que como sabemos se trata de entes juridicos, ya que necesariamente entes físicos deben actuar en su nombre y representación. Siguiendo la idea de que existen tres supuestos en donde encontramos claramente la figura de la representación, podemos decir que existen tres tipos:

Representación voluntaria o convencional. La representación voluntaria se presenta cuando los particulares con capacidad para obligarse mediante un apoderamiento una persona otorga facultades de actuación jurídica a otra, para que en su nombre y representación, pueda celebrar actos jurídicos que sean de interés de la primera, y tengan todos los efectos jurídicos dentro de su esfera patrimonial, jurídica o bien familiar. Siempre y cuando no se trate de actos personalísimos en los cuales no esta permitido delegar facultades.

Representación legal. La representación legal es aquel mediante la cual los menores, incapaces e interdictos pueden hacer valer sus derechos y cumplir con sus obligaciones, pues de no ser representados no podrían actuar en ámbito jurídico con plena validez.

Representación orgánica. La representación orgánica es esencial para la persona moral ya que necesariamente debe expresar su voluntad por medio de un ente físico, y para ello debe concretar un órgano administrativo conformado de personas que puedan modificar su realidad, es decir personas físicas, a quienes les brinda a través de un negocio de apoderamiento (poder notarial o bien clausulas dentro de el acta constitutiva), facultades para que en su nombre y representación se obliguen o exijan prestaciones en su nombre para así poder realizar su objeto social.

El Derecho Subjetivo y Deber Jurídico

Toda norma de derecho implica la existencia de una facultad a favor de una persona y una obligación a cargo de otra, y es a partir de la hipotesis anterior que nacen los conceptos jurídicos fundamentales denominados derecho subjetivo y deber jurídico, y estos a su vez constituyen los dos elementos de la relación jurídica. el derecho subjetivo puede definirse como el poder, pretensión, facultad o autorización que conforme a la norma jurídica tiene un sujeto frente a otro u otros sujetos, ya sea para desarrollar su propia actividad o determinar la de aquellos.

Los Derechos Subjetivos pueden ser:
  • Relativos. Cuando la obligación correspondiente incumbe a uno o varios sujetos, individualmente determinados. 
  • Absolutos. Cuando el deber correlativo es una obligación universal de respeto.
  • Privados. Son aquellos en los que tanto el obligado como el facultado, son particulares.
  • Públicos. Son aquellos en los que siempre alguno de los sujetos relacionados, ya sea el activo o el pasivo, es el Estado o alguno de los órganos de la autoridad pública.
A su vez los derechos subjetivos pueden clasificarse en:
  • Derecho reales. Son los que recaen en las cosas. 
  • Derechos personales. Son los que recaen en las personas, por ejemplo: los derechos de crédito.
Como se menciono anteriormente de toda norma jurídica se deriva una obligación de la misma naturaleza, ésta última es la que constituye el deber jurídico, el cual podemos definir como la exigencia normativa para el sujeto pasivo de la relación, de no impedir la actividad del titular del Derecho Subjetivo y, en su caso, someterse a las pretensión de éste.

De toda norma jurídica se desprende el derecho subjetivo a favor del sujeto activo de la relación y el deber jurídico a cargo del sujeto pasivo u obligado. En caso de presentarse el incumplimiento de éste último, de forma inmediata aparece la figura de la sanción, que es la consecuencia del deber jurídico incumplido.

La responsabilidad en el derecho

La responsabilidad es una figura jurídica que tiene como objetivo restablecer el equilibrio perdido en consecuencia de un acto de derecho. La idea de responsabilidad necesariamente esta conectado con la necesidad de reparación.

Se pueden describir cuatro sentidos de responsabilidad:
  • Responsabilidad como obligaciones o unciones derivadas de un cierto cargo, papel, relación.
  • Responsabilidad en el sentido de factor casual, indicando que algún acto o fenómeno es consecuencia de algún efecto.
  • Responsabilidad como capacidad y como estado mental.
  • Responsabilidad como punible o moralmente reprochable, en el sentido de que el agente es acreedor de una pena o reproche moral.
En un sentido jurídico el concepto de responsabilidad se basa en la libertad de acción de la cual disponen los sujetos obligados por la norma de derecho. Cualquier individuo capas de decidir, puede actuar de distintas formas.

Kelsen considera que un individuo es responsable cuando es susceptible de ser sancionado, independientemente de que haya cometido o no un acto jurídico. Se es responsable cuando, según el ordenamiento jurídico, deba aplicarse al individuo una sanción, independientemente de que, de hecho, se le aplique.

Kelsen realiza la siguiente clasificación para la responsabilidad jurídica:

Responsabilidad directa e indirecta
Un individuo es responsable en forma directa cuando comete un acto antijurídico y se le impone una sanción. En cambio, un individuo es responsable indirectamente cuando es susceptible de ser sancionado por la conducta de un tercero.

Responsabilidad subjetiva y objetiva
 
La subjetiva es aquella en laque se requiere, para que se aplique la sanción, que el sujeto haya querido o previsto el resultado de su conducta antijurídica. La objetiva (o por resultado) se da cuando un individuo es susceptible de ser sancionado independientemente de que haya querido o previsto el acto antijurídico. Todos los casos de responsabilidad indirecta lo son también de responsabilidad objetiva. Cuando un individuo responde por el acto de otro, evidentemente no tiene el control sobre la actuación de ese otro.

El acto ilícito

El acto ilicito es una conducta que transgrede las imposiciones especificas establecidas en una norma jurídica. Resulta mas apropiado utilizar la denominación conducta ilícita, ya que esta noción describe la manifestación positiva que se traduce como acción y la negativa, es decir la omisión.

Atendiendo a lo anterior el acto ilícito se refiere a la omisión de los actos obligatorios y la ejecución de los actos contrarios a las leyes. De lo anterior se deriva el acto sancionador, que es la reacción contra actos u omisiones determinados por el orden jurídico, por lo que una conducta no puede ser sancionada si anteriormente no se establece como ilícita. El acto ilícito es un factor indispensable para la existencia de una sanción. La sanción civil y la penal tienen como objetivo detener por medio de la coerción un mal, es decir la privación coactiva de un bien.

La doctrina señala que para que se acredite la configuración del hecho ilícito es necesario que se presenten tres elementos: 
  • Conducta antijurídica. Es  aquella que es contraria a derecho, ya sea porque viole una disposición jurídica, o el deber jurídico de respetar el derecho ajeno.
  • Conducta culpable. Obra con culpa o falta quien causa un daño a otro sin derecho; dicha culpa o falta se traduce en no conducirse como es debido, esto es, una conducta culposa es aquella proveniente de la negligencia o falta de cuidado. 
  • Daño. Es una pérdida o menoscabo que puede ser material o extrapatrimonial; de ahí que desde un punto de vista económico, el daño es la pérdida o menoscabo que una persona sufre en su patrimonio, y el perjuicio es la privación de la ganancia lícita a la que tenía derecho. Por su parte, el daño o perjuicio extrapatrimonial (también conocido como daño moral) es la pérdida o menoscabo que sufre una persona en su integridad física o psíquica, en sus sentimientos, afecciones, honor o reputación. En conclusión, un hecho ilícito puede definirse como la conducta culpable de una persona que lesiona injustamente la esfera jurídica ajena.
Los actos ilícitos penales son aquellos que se ajustan exactamente con los tipos delictivos establecidas en las leyes penales, y son denominadas delitos pudiendo ser dolosos o culposos.

En México el Código Civil para el Distrito Federal señala que es ilícito el hecho que es contrario a las leyes de orden público o a las buenas costumbre. En la opinión de algunos juristas resulta ineficiente que se mencione a las leyes de orden público, pues en su concepto toda ley emanada del legislador pretende establecer un orden en la sociedad.

La sanción jurídica y sus especies

El término sanción es utilizado en el ámbito legal para hacer referencia a dos conceptos distintos:

Sanción en su sentido técnico. Es un concepto utilizado en el derecho constitucional, conocido como sanción al acto, donde la ley se perfecciona con el acto de una autoridad legitima , expresando el acuerdo con el contenido del texto y la manifestación de que se incluya en el ordenamiento jurídico. Sancionar una ley involucra reconocerla como válida en la esfera del Derecho. Se puede considerar que un elemento normativo que no sancionado, no es considerado ley.

Sanción en sentido general. En un sentido general se entiende por sanción a el acto de “castigar”, infligir mal a quien a incurrido en una falta a los reglamentos jurídicos. Atendiendo a este concepto, puede considerarse como sanción a todos aquellos mecanismos que el ordenamiento incluye en su estructura para intentar evitar el incumplimiento de las normas jurídicas. La sanción vendría así a corregir un “desequilibrio” producido en el ordenamiento jurídico por una vulneración de una de sus normas.

El objetivo fundamental de cualquier sistema de derecho es asegurar la convivencia armónica de un grupo de individuos que interactúan es sociedad. Para lograr lo anterior, se deberán plantear los mecanismos cohercitivos necesarios para garantizar su cumplimiento, lo que se realiza con aplicación de las sanciones.

Es necesario diferenciar entre la coactividad y la sanción jurídica. La coactividad se define como posibilidad de aplicación de la fuerza física por parte de la organización social, sin embargo existen actuaciones jurídicas de carácter coactivo que no tienen ningún carácter sancionador. Por ejemplo, el internamiento a la fuerza de un loco furioso en un centro de salud no es ninguna sanción.

Tipos de sanciones jurídicas

Sanciones negativas.
Son medidas que son destinados a contrarrestar el incumplimiento de una norma jurídica, pueden clasificarse en: 
  • Retributivas. Como ejemplo las que se imponen a delitos o faltas y las de carácter administrativo como ejemplo las multas.
  • Reparadoras. Son características del Derecho privado, en cuanto se basan en el principio de satisfacción y resarcimiento por un daño causado.
Sanciones positivas. Son medidas que tienen como objetivo lograr a través de una acción directa a promover el cumplimiento o la ejecución de una norma. También pueden ser retributivas y reparadoras.
  • Retributivas. Consisten en el establecimiento de premios, recompensas, condecoraciones, honores, etc.
  • Reparadoras. Consistirían en compensaciones de diverso tipo por trabajos, esfuerzos, gastos, etc. Por ejemplo los beneficios fiscales a empresas.

Gnoseología jurídica.

Ggnoseología es la parte de la filosofía que estudia el conocimiento humano . Se forma a partir de la palabra griega " gnosis " que significa "conocimiento" y " logos " que significa "doctrina, teoría". Puede ser entendida como la teoría general del conocimiento, en la que se refleja sobre la concordancia del pensamiento entre sujeto y objeto. En este contexto, el objeto es algo exterior al espíritu, una idea, un fenómeno, un concepto, etc., pero visto de forma consciente por el sujeto.

El objetivo de la gnosiología es reflexionar sobre el origen, esencia y límites del conocimiento, del acto cognitivo (acción de conocer).

Gnoseología jurídica.
Es la rama de la Filosofía General que estudia única y exclusivamente al conocimiento Jurídico, es decir, el Derecho. (Sólo abarca el conocimiento del Derecho): limita la capacidad de estudio; porque si la Gnoseología estudia las ciencias en general; la Gnoseología jurídica solo se encarga del estudio y la explicación del Derecho y dentro de la Gnoseología jurídica es que vamos a conseguir la clasificación de los tipos o grados del conocimiento jurídico, según la materia (Filosofía del derecho), se dice que la Gnoseología jurídica nos da tres grados o tipos de conocimiento que son:
  • El conocimiento empírico o vulgar: Dentro de la clasificación de los grados del conocimiento jurídico comenzamos de menor a mayor. De los más simples a los más complejos. Por eso se comienza por el conocimiento empírico o vulgar: que es el grado de conocimiento menor, mediante una simple captación de la realidad, a través, o con la ayuda de los sentidos. Recordemos que va desde el alumbramiento materno hasta el día en que mamá nos toma de la mano y nos lleva por primera vez a un centro educativo. El hombre en su primera fase inicial comienza a evolucionar en el crecimiento físico, cronológico y a través de la edad se establece que el conocimiento del hombre es empírico o vulgar, ese conocimiento lo consigue poco a poco a través de las vivencias del día a día. Este conocimiento es única y exclusivamente obtenido mediante los sentidos. Por eso se dice que es el grado de conocimiento menor.
  • El conocimiento científico o racional: Es un grado superior al conocimiento empírico y cuya única fuente es el intelecto, la mente o la razón. Se dice que este segundo grado del conocimiento supera al conocimiento empírico o vulgar, justamente porque su fuente es el conocimiento o la razón y comienza desde ese día que mamá nos lleva a un centro educativo y concluye con el títilo universitario, fecha hasta la cual se estará incurso en un grado o tipo de conocimiento científico o racional.
  • Conocimiento filosófico: Es el grado mas elevado del saber, al que puede aspirar el intelecto humano. Este esta en escala superior a los dos grados de conocimientos anteriores y llegamos a esta tercera fase del conocimiento filosófico desde el momento mismo en que obtienen el titulo universitario, y se le esta dando paso al conocimiento filosófico. Si quien tiene un titulo de técnico superior puede sentirse plenamente convencido si efectivamente en su escala del intelecto humano conoce el 99% de lo que está ejerciendo, será un conocimiento filosófico.
La epistemología es también una teoría del conocimiento pero se distingue de la gnosiología por estar asociada al conocimiento científico (episteme) o sea, a las investigaciones científicas y todos los principios, leyes e hipótesis

Ciencia, metodología y tecnica

Podemos definir la Ciencia como el conjunto de conocimientos sistematizados, comprobados empíricamente, con los cuales se establecen principios y describen causas, en base a conceptos que formulan leyes que rigen los fenómenos estudiados.  La ciencia juridica es la disciplina que tiene como finalidad el estudio, la interpretación, integración y sistematización los ordenamientos legales para su correcta aplicación.

Podemos encontrar la siguiente clasificación de las ciencias:
  • Ciencias Formales. Tienen como objeto del conocimiento lo ideal, utilizando el método de deducción y su criterio de la verdad es que no exista contradicción; por lo que se les puede identificar como conceptos abstractos. Como ejemplo podemos encontrar están las Matemáticas y a la Lógica.
  • Ciencias Fácticas. Tienen como objeto los hechos adquiridos a través de la experiencia. El objeto de las ciencias fácticas es material y su método es el experimental y su criterio de 
  • verdad es la comprobación o verificación de resultados. Entre este tipo de ciencia encontramos la Física, Química, Biología, Psicología, Economía, Política, Antropología, Historia.
Metodología
Método es el procedimiento o instrumento (explícito, regular, racional, repetible, ordenado y objetivo) para conseguir los fines de la investigación. La metodología es el método especifico que se utilizara para llevar acabo una determinada investigación. En la metodología se contemplan los supuestos y principios de la ciencia y tiene como característica que muestra principal interés por el proceso desplazando como objetivo al resultados que pueda resultar.

La metodología representa la herramienta mas importante para el investigador, pues gracias a esta es posible seleccionar la perspectiva adecuada al problema que se pretenda investigar. La metodología puede variar dependiendo de la finalidad y objetivos que tenga el investigador.

La metodología en las ciencias sociales es el conjunto de procedimientos que se utiliza con el objetivo de obtener conocimiento científico de los hechos sociales. Abarca una serie de procedimientos de recogida de datos, cuya naturaleza condiciona también los métodos de análisis.

Técnica
Es el conjunto de habilidades, reglas y operaciones para el manejo de los instrumentos que son destinados a auxiliar al individuo en la aplicación de métodos. La técnica tiene como el ser práctico - operativo. Puede definirse como el conjunto de procedimientos y recursos de que se vale la ciencia para conseguir su fin. La técnica tiene procedimientos operativos rigurosos, que deben ser bien definidos, para ser transmitidos y aplicados repetidas veces en las mismas condiciones.

Podemos considerar que las técnicas nos permiten saber que es lo que tenemos que hacer para alcanzar un fin o un resultado de forma optima; pero que se situan en el nivel de los hechos actuando como auxiliar, y permitiendo aplicar los metodos a partir de elementos practicos, concretos y adaptados a un objeto definido. Las tecnicas se incluyen en un metodo y, a la inversa, un metodo conlleva el manejo de tecnicas diferentes.

La técnica se conforma por la búsqueda, estructuración y el aprovechamiento de las fuentes de conocimiento; y se distingue en cuanto al método, es que será principalmente deductivo, en caso de que la investigación en cuestión se de en el plano teorico, o tendra un carácter mas inductivo si la investigación se presenta en el terreno empirico.

En el Derecho la técnica jurídica es utilizada para el estudio los problemas relacionados con los procedimientos de interpretación, observancia y aplicación de las normas jurídicas.

Temas

Con la tecnología de Blogger.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *