Principio de Legalidad.
El principio de legalidad es un principio fundamental del Derecho que establece que todo ejercicio del poder público debe estar sometido a lo que específicamente la ley le permite dentro de su jurisdicción y no a la voluntad de las personas. 
Para que una conducta pueda ser calificada como delito debe estar plasmada en la ley con anterioridad a la realización de esa misma conducta, y el castigo impuesto debe estar especificado también de manera previa por la ley, esta seria una demostración del principio de legalidad penal.

Principio de Analogía. 
Se basa en la semejanza que debe existir entre el caso previsto y el no previsto, este instrumento para la interpretación jurídica es utilizado por los jueces para llenar las lagunas existentes en la ley a partir del principio que nos dice: "donde hay la misma razón legal debe existir igual disposición de derecho".
El principio de legalidad penal contendría cuatro prohibiciones clásicas:
  • Lex scripta: se necesita una ley que sea escrita que describa el delito a punir y su punición,
  • Lex praevia: que la ley que se escriba no sea retroactiva al hecho mismo,
  • Lex certa: que la ley sea precisa en su lenguaje descriptivo con relación a la construcción del tipo en cada artículo y precisa en el lenguaje normativo de las consecuencias que impone cada artículo y
  • Lex stricta: que no se admita la analogía contra legem.
La Ignorancia de la Ley No Excusa su Cumplimiento.
Esta es una de las premisas fundamentales de nuestro Estado de Derecho, y nos dice que bajo ninguna circunstancia, quien comete una conducta considerada antijuridica puede librarse de la pena correspondiente bajo el argumento de que no conocía la ley y sus consecuencias.