Auxilio e Inducción al Suicidio

En este delito no cabe la imprudencia, pues la inducción es una conducta dolosa que exige por definición, el propósito de hacer surgir en otra persona una resolución criminal, que aquí es una resolución no delictiva de darse la muerte.

Concepto de Suicidio.
Matarse así mismo de forma voluntaria. La propia Ley exige que la muerte querida ha de ser de una persona imputable en el sentido de que ha de tener una voluntad válida de morir (capacidad para tomar esa decisión). Esa capacidad no debe estar viciada por ninguna clase de violencia, intimidación o engaño. Además, el sujeto debe ser mayor de edad, no estar incapacitado judicialmente y que no intervenga precio, recompensa o promesa.

Auxilio al Suicidio.
El auxilio al suicido o suicidio asistido es el acto, contemplado en la legislación de muchos países como delito punible, consistente en la asistencia a otra persona, que desea terminar con su vida (suicidio), para que lo consiga. Se considera asistencia al suicidio la entrega de elementos que sirvan al cometido de este por parte del suicida, por ejemplo, armas, venenos, drogas, etc.

Inducción al Suicidio.
La inducción al suicidio es un delito que consiste en ejercer una influencia física o mental sobre la víctima para conseguir que en un momento dado ésta cometa suicidio. Es una conducta penada por tratarse de una figura muy similar al homicidio o asesinato, que atenta contra el derecho a la vida.

0 comentarios: