Terminación de las Relaciones Laborales

La terminación es un concepto jurídico de carácter laboral que tiene como función disolver las relaciones de trabajo y puede solicitarse por mutuo consentimiento, o por resultado de un hecho que haga imposible continuar con las actividades laborales.

La ley federal del trabajo establece las disposiciones donde señala las causas que dan lugar a la terminación. Las causas de terminación de la relación de trabajo son:
  • El mutuo consentimiento siempre y cuando este libre de vicios, dolo o violencia.
  • La muerte del trabajador, mas no la muerte del patrón, porque si la terminación es justificada por este motivo, sería en todo caso por el cierre de la empresa.
  • Al presentarse la conclusión de la obra contratada cuando el contrato de trabajo sea por obra determinada.
  • La incapacidad física o mental del trabajador, que haga imposible la prestación del trabajo.
  • La pérdida de la confianza para los trabajadores de confianza, para este supuesto la legislación dispone que aquellos trabajadores de confianza que son promovidos a un puesto de planta, volverán a él, con excepción del supuesto en que exista una causa justificada para su separación.
  • Presentarse la figura de fuerza mayor o caso fortuito cuando los hechos no puedan ser imputados al patrón.
  • La muerte del patrón si la actividad de una empresa no se mantenga después del fallecimiento o incapacidad del patrón, atendiendo ala naturaleza personal de la relación laboral.
  • Cuando se presenta el concurso o quiebra legalmente declarado, por la cual se resuelva el cierre definitivo de la empresa.
  • Incosteabilidad notoria y manifiesta de la explotación.
Consecuencias de la terminación.
La consecuencia directa de la terminación es poner fin a la relación de trabajo, por lo que desaparece la relación de subordinación y las obligaciones derivadas de la relación laboral. La ley señala que la terminación unilateral promovida por el patrón, cuando no es capas de comprobar las causas que la generan, se equipara a un despido justificado, por lo que el trabajador tiene el derecho a que se le reinstale en el trabajo que desempeñaba o bien que se le indemnice por el importe de tres meses, y se le paguen los salarios caídos.

Si en el juicio laboral el patrón no puede comprobar los hechos que dan causa de la terminación, el trabajador tendrá derecho a que se le reinstale en el trabajo que desempeñaba, o que se le indemnice con el importe de tres meses de salario además de que se le paguen los salarios vencidos desde la fecha del despido hasta que se cumplimente el laudo.