Circulares

Las circulares son disposiciones emitidas por un superior jerárquico dentro de la esfera administrativa, estos documentos no contienen normas de carácter obligatorio si no que contienen instrucciones dirigidas a los funcionarios públicos de menor jerarquía para que organicen su funcionamiento interno, su interacción con los ciudadanos o para aclarar y explicar las normas ya existentes y que son aplicables al desempeño de sus funciones.

La principal diferencia con la figura del reglamento es que las circulares pueden ser emitidas por cualquier autoridad administrativa con jerarquía suficiente para hacerlo como pueden ser los secretarios de Estado, los subsecretarios o jefes de departamento. También se distinguen en que las circulares no contienen normas de carácter obligatorio si no que se limitan a instruir sobre normas vigentes.

A pesar de que algunos teóricos no aceptan a las circulares como fuente formal del derecho, si encontramos una figura relevante para la impartición de justicia, en materia fiscal este tipo de documentos toman mucha importancia gracias a su constante uso, ya que como consecuencia directa de la complejidad que representa el sistema fiscal mexicano muchas veces el alcance de las leyes y reglamentos tributarios no son suficientes para regular todos los supuestos que se pueden presentar.

Como ejemplo de Circulares, tenemos la Circular Número 214 63, que dispone que todas las comunicaciones que sean dirigidas a las Secretarías de Hacienda y Crédito Público se presenten por triplicado, como vemos aunque las circulares no son fuente directa de creación de derecho tributario, sus disposiciones si tendrá influencia en la aplicación de las normas.